El Derecho a la Educación es uno de los derecho primordiales para la infancia y la adolescencia. Es a través del mismo donde facilitaremos presentes y futuros más enriquecedores para los niños, niñas y adolescentes; pero además desde donde se apuesta por una sociedad con mayores expectativas de éxito social: más tolerante, más concienciada, más diversa, más responsable, más participativa.

 

Para muchas familias el acceso y el desarrollo a este derecho supone un hándicap y aunque nos parezca que poseer una educación gratuita ya es suficiente para tener una sociedad igualitaria (que es un gran triunfo) a veces existen otros obstáculos que no debemos tener en cuenta para que la situación sea equitativa.

 

Por ello se ha iniciado un proyecto con familias que son beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción para prevenir el absentismo y el fracaso escolar. Este proyecto no se inicia porque hay una mayor incidencia en este grupo de población (1,8% frente al 5% en España) sino porque creemos necesario que se faciliten todos los medios por parte de la administración para que no se dé esta circunstancia.

 

El proyecto consisten en conocer cuáles son los retos que se encuentran con su hijos e hijas, con la escuela y con otros estamentos públicos y después poder tratar cada uno de los temas para facilitar herramientas que les ayuden a mejorar aspectos que tengan que ver con la educación de los niños y de las niñas.

 

Igualmente, se pretende que participen este proyecto los centros educativos y otros agentes sociales y de la administración local que tienen un papel importante en prevenir y combatir el absentismo